Entrevista a Ronald de Vos, productor de mejillones en estanques de tierra

08.02.2011 Por: misPeces.com

La compañía holandesa Prins & Dingemanse, la productora de mejillones más grande del norte de Europa, está investigando para desarrollar el cultivo de la especie (Mytilus edulis) en estanques en tierra, a través de una novedosa iniciativa, según explicó a misPeces.com, Ronald de Vos, gerente de acuicultura de la empresa.

Pero el atractivo no es sólo el tipo de sistema de crianza, con recirculación de agua, que disminuye la dependencia de sitios aptos para acuicultura en el mar, sino también porque abre la posibilidad de experimentar con moluscos de diferentes sabores -según el tipo de microalga que utilicen en la alimentación- y evitar problemas de biotoxinas al realizar la fase de engorde en un sistema controlado.

Esta iniciativa, de carácter privada, la realiza esta empresa en colaboración con Roem van Yerseke, otra compañía líder en producción de moluscos, tras una alianza que implica una inversión de 700.000 euros que permitirá investigar esta nueva alternativa productiva durante los próximos 5 años.

Además de mejorar la rentabilidad del cultivo en estanques en tierra, otro propósito es poder reducir a un tercio los tres años que actualmente demora llegar a talla comercial un mejillón con el tradicional sistema de cultivo en fondo marino en Holanda.

Según indicó Ronald de Vos, “la idea de fondo es poder determinar si en un futuro seremos capaces de cultivar mejillones en estanques en tierra en Holanda, Bélgica o España. Lo que queremos desarrollar en este proyecto es el concepto de la técnica”. Para ello, en el proyecto piloto emplearán ocho estanques en tierra, que estiman generarán en el primer año de producción mil toneladas de mejillón.

Además, experimentarán con diversos cultivos de microalgas que utilizarán para la alimentación del molusco, y poder definir qué tipo de algas presentan las mejores opciones de alimento y analizar, por ejemplo, la oportunidad de enriquecerlas con ácidos grasos para lograr “sabores diferentes del molusco”.

“Existe mucha investigación científica al respecto, pero muy poco a nivel práctico y eso es lo que queremos hacer en esta instalación piloto. Una vez que la tecnología esté desarrollada, podremos transferirla a otras compañías que estén interesadas”, señaló el experto.

Es un concepto totalmente diferente. Además estamos obteniendo mucho conocimiento sobre la calidad del agua y la forma cómo reaccionan los moluscos en esta etapa. Esta información es útil también en nuestra planta de proceso, pues nos permite mantener a los moluscos en agua en las mejores condiciones.

El proyecto no considera un tamaño único de producción, pero según nuestros cálculos, para alcanzar la talla comercial el mejillón cultivado en estanques requiere de nueve a doce meses. (aprox. 4.5 cm).

“En el mar el cultivo tradicional demora tres años, por lo que es una gran ventaja este nuevo sistema, pero también debemos invertir en alimentación lo que significa mucho dinero y no es fácil, no obstante sabemos que debemos partir por algún lado y luego ir mejorando”.

Además, añade “es una forma de buscar estrategias para el caso futuro en que, por presiones medio ambientales, surjan restricciones para el cultivo en mar de mejillón, como ya sucedió con la extracción de berberechos en el mar del Norte que fue prohibida, o con la obtención de semillas de mejillón que ahora deben provenir solamente de colectores”.

“Por eso creemos que es una buena alternativa. Y aun cuando llevamos un año de investigación, todavía nos queda mucho por desarrollar. Con la idea de negocio que tenemos actualmente pensamos que en cinco años tendremos una propuesta para que este cultivo sea rentable”, concluyó.

Esta entrevista forma parte de una serie de reportajes relacionada con la misión comercial de acuicultura a los Países Bajos.